deportes Hace 6 dias

¿Quién puede batir a Alonso y Toyota en las 24 horas de Le Mans?

AFP

Le Mans (Francia) (AFP) -

El piloto español Fernando Alonso y su equipo Toyota, grandísimos favoritos en la 86ª edición de las 24 horas de Le Mans este sábado y domingo, solo piensan en la victoria, uno para hacer historia en el automovilismo, el otro para romper una maldición.

Sin saborear un triunfo en la Fórmula 1 desde 2013, el campeón del mundo en 2005 y 2006 se adjudicó las Seis Horas de Spa-Francorchamps, prueba inaugural de la temporada de carreras de resistencia (WEC) 2018/2019, a principios de mayo.

Su objetivo es hacer lo mismo en Le Mans, para de este modo acercarse a la triple corona del automovilismo (24 Horas de Le Mans, GP de Mónaco y 500 Millas de Indianápolis), un hito que solo se ha anotado el británico Graham Hill.

Alonso, ganador en el Principado en 2006 y 2007 y que tomó contacto con la Indycar el pasado año (abandonó cuando estaba bien situado), cuenta con una indiscutible ventaja en este nuevo reto: Toyota es la única constructora en la categoría reina (LMP1).

De todas maneras, la marca japonesa nunca ha logrado la victoria en veinte participaciones. Tras regresar a esta disciplina en 2012, en más de una ocasión ha sido su peor enemiga, con problemas de fiabilidad impidiendo triunfos que tenía bien encaminados.

Sin la presencia de rivales como Audi y Porsche, "nosotros tenemos poco que ganar y mucho que perder", estima el suizo Sébastien Buemi, que pilotará el Toyota número 8 formando equipo con Alonso y el japonés Kazuki Nakajima.

- "Tenemos que ganar" -

"Todo el equipo quiere romper la estadística", aseveró el español, que ya tiene experiencia en las carreras de 24 horas, en Daytona el pasado mes de enero (38º). "Somos conscientes de que uno de los dos Toyota debe estar en el peldaño más alto del podio", afirmó. 

"Estaría bien que fuésemos nosotros, pero este es el tipo de carrera donde los seis pilotos, los mecánicos y la gerencia estarán felices si uno de nosotros gana", añadió.

"Tenemos el objetivo de vencer en Le Mans desde 2014. Esta presión nos la metemos nosotros mismos. Tenemos que ganar", sentenció el director técnico Pascol Vasselon.

El Toyota número 7 debería ser en buena lógica el principal adversario de Alonso. Aunque un éxito del español tendría más repercusión, la escudería nipona no se decantará por ninguno de sus dos equipos. "Los dos coches corren con las mismas condiciones", indicó Vasselon.

¿Qué pasa con los ocho prototipos no híbridos de la categoría?

"La gente no se da cuenta de lo rápidos que van los otros LMP1. Piensan que es una carrera para Toyota, pero no es el caso. Lo verán durante las clasificaciones y la carrera", matizó el español de 36 años.

- Mucha representación de la F1 -

Listos para atacar a Toyota ante el más mínimo fallo, los equipos privados de LMP1 disponen también del refuerzo de antiguos pilotos de F1, empezando por el británico Jenson Button, excompañero de Alonso en la escudería McLaren, y el ruso Vitaly Petrov (SMP Racing).

Entre los 23 pilotos con pasado en la disciplina reina del automivilismo que participarán en Le Mans, también figuran el colombiano Juan Pablo Montoya, que ya cuenta en su palmarés con las 500 Millas de Indianápolis en 2000 y el GP de Mónaco en 2003, en LMP2, y el italiano Giancarlo Fisichella en GT. 

Un regalo para el campeonato del mundo de resistencia, tras las retiradas de Audi, al término de la temporada 2016, y de Porsche, en el 2017. Tampoco hay sustitutos de renombre en la parrilla, una situación que le puede costar cara. 

Las grandes líneas del reglamento 2020-2024, que debe permitir a esta disciplina ganar de nuevo atractivo para los constructores y equipos privados, está previsto que se desvelen el viernes en la víspera de la carrera.

Las 24 Horas de Le Mans, sin embargo, siguen siendo un imán para celebradidades, y en esta ocasión el tenista español Rafael Nadal, que acaba de lograr su undécimo título de Roland Garros, será el encargado de dar el banderazo de salida el sábado a las 15H00 (13H00 GMT).

Y para que no pase factura la competencia de la Copa del Mundo de fútbol, un pantalla gigante instalada en el circuito permitirá seguir al público el debut de Francia en el Mundial contra Australia, tres horas antes de que empiecen a rugir los motores.

AdChoices